BICENTENARIO

 

 


 NUESTRO APORTE DE MUJERES CONSAGRADAS A LA MISIÓN MAS ALLÁ DE LAS FRONTERAS.

 

 Nuestras primeras 6 Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo que llegaron a Chile, lo hicieron el 17 de febrero de 1934, atravesando la cordillera de Los Andes, pues provenían de Argentina. 

 

Vinieron para prestar su servicio en el área de la salud, pues en esos años había epidemia en el país. Fueron llamadas a atender los enfermos en el Hospital Barros Luco. Allí iniciaron su servicio como consagradas y al mismo tiempo, desde sus dones y talentos en el área de la salud. Así pronto, estuvieron conduciendo diversas áreas de salud y administrando el Hospital. 

 

Seguidamente, se fueron abriendo a otras necesidades que se les presentaron. Es así que, en 1937 se asume el servicio de educación en la Escuela que se iniciaba en El Monte, dedicada especialmente aniñitas. Un año más tarde, 1938, se asume el servicio del cuidado de niños enfermos en el Hospital Pediátrico en Viña del Mar.

 

El servicio misionero se va extendiendo a otras zonas del país, en 1945, se inicia con el servicio a los niños/as de Fresia (Puerto Montt) a través de la tarea educativa, iniciando una Escuela en la zona. Posteriormente, en 1953 se inicia una nueva comunidad dedicada especialmente a la educación en La Ligua y en 1958, se asume por petición de los Misioneros del verbo Divino la educación de una incipiente escuelita en la Población El Pinar. 

 

Con las nuevas luces e impulsos del Concilio Vaticano II, las hermanas fueron descubriendo nuevos modos de presencia y servicio evangelizador, fue así que surgió la Pastoral Campesina en Longotoma, la pastoral juvenil y la catequesis familiar en Osorno, 1985. En ambos lugares se constituyeron pequeñas comunidades de hermanas. Desde las comunidades ya establecidas, también hubo hermanas que fueron asumiendo este tipo de servicio misionero

 

Influidas también por los desfíos de Puebla y las orientaciones pastorales de los pastores chilenos, se emprende el camino hacia el norte del país, iniciando en 1988 una nueva fundación en El Tránsito, al interior de Vallenar. Se busca estar cada vez más cerca de la realidad del pueblo a quien servimos y hacer proceso de formación de comunidades de base en dicho lugar.

 

El crecimiento y la irradiación de la presencia misionera fue extendiéndose y hubo necesidad de contar con una casa de formación y al mismo tiempo de administración central, es así como emergió la Casa Central de la Provincia en Tomás Moro, en 1964.

 

Nuestra reciente fundación se ha realizado en Temuco. Una comunidad de hermanas que busca testimoniar a través de la presencia y su trabajo profesional y pastoral el amor de Dios que quiere alcanzar a todos; objetivo que también tiene nuestra comunidad Nazaret, ubicada en San Miguel.

 

El regalo de vocaciones en Chile, llevó a la congregación a buscar caminos de formación, haciendo experiencia de procesos formativos en la Casa Central y luego en pequeñas comunidades que han estado ubicadas en diversos sectores de Santiago. Actualmente la comunidad formadora se encuentra ubicada en la comuna de La Florida y cuenta con una pre-novicia.

 

Leer más...
 
ESPERANDO PENTECOSTÉS

 

 

 

Espíritu de Dios,

Ven, transforma nuestras corazón,

 enciende nuestra fe, 

inflámanos de tu amor y

llévanos a sentarnos juntos a la mesa

 a compartir el pan con todo/as.

 


 

 


 
En Chile
 
Madre María Elena

Helena Stollenwerk nace el 28 de noviembre de 1852, en la aldea de Rollesbroich, Alemania. Es la primogénita del matrimonio de Peter Stollenwerk y   María Bongards.

 

La infancia de Helena transcurre en medio de un ambiente familiar propio de una familia campesina, su padre, viudo había llevado a vivir con la fa­milia a tres hijos sordomudos. Helena aprendió a temprana edad a atender a sus hermanos minusválidos y com­prenderlos sin necesidad de palabras. Nació así en ella su vocación de servicio al prójimo. Por otra parte se inscribe en la recién fundada Asociación de la Santa Infancia, lee con avidez las revistas que publica la obra misional, el testimonio de los misioneros en China prende en la joven Helena la llama de la vocación misionera. En privado hace votos de celibato y se dispone a vivir desde ya como una religiosa misionera.

 

Leer más...
 
Beata María Elena
El 12 de marzo de 1894 María y otras once novicias van a pronunciar sus votos, unos meses más tarde, en agosto del mismo año, María recuerda a su superior que su período está por expirar, v con este propósito le escribe; "Siento una gran necesidad de ser relevada. La responsabilidad es grande y mis capacidades son muy escasas. Los deberes me traen muchas preocupaciones y son un obstáculo para la oración." Pero su superior la confirma en el cargo, y ella le da gracias con sumisión y le escribe; "A Dios la gloria, a mis hermanas el provecho y a mí la carga." Este es el lema que le ayuda a vivir y a trabajar en forma incansable. 
Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 Siguiente > Fin >>

Página 2 de 3