Recursos
La vasija de la misericordia PDF Imprimir Correo electrónico
Miércoles 21 de Diciembre de 2016 07:26

 Una parábola para reflexionar y culminar este año de la misericordia!

 

El maestro estaba buscando una vasija para usar. En el estante

había muchas- ¿Cuál escogería? Llévame, gritó la dorada:

“Soy brillante, tengo un gran valor y todo lo que hago, lo hago

bien; mi belleza y mi brillo sobrepasa al resto y para alguien

como tú, Maestro, el oro sería lo mejor”.

El maestro pasó sin pronunciar palabra; él vio una plateada,

angosta y alta: “Yo te sirvo amado Maestro, vertería tu vino

y estaría en tu mesa cada vez que comieras; mis líneas son

agraciadas y mis esculturas son originales, y la plata te

alabaría para siempre”.

Sin prestar atención el Maestro caminó hacia la de bronce,

era superficial, con una boca ancha y brillaba como un

espejo: “ Aquí.. Aquí” grito la vasija.  “Sé que te seré útil,

colócame en tu mesa donde todos me vean”. “Mírame”

gritó una copa de cristal muy limpia. “Mi transparencia

muestra mi contenido claramente, soy frágil y te serviré

con orgullo y se con seguridad que seré feliz de morar

en tu casa”.

 Vino el maestro seguidamente hacia la vasija de madera,

sólidamente pulida y tallada: “Me puedes usar Maestro

amado, pero úsame para las frutas dulces y no para el

insípido pan” Luego el Maestro miró hacia abajo y fijó

sus ojos en una vasija de barro, vacía, quebrantada y

destruida, ninguna esperanza tenía la vasija de que el

Maestro la pudiera escoger para depurarla y volverla a

formar, para llenarla y usarla.

Ah, esta es la vasija que he deseado encontrar, la

restauraré y la usaré, la haré toda mía”. “No necesito la

vasija que se enorgullezca de sí misma, ni la que se luzca en

el estante, ni la de boca ancha, ruidosa y superficial, ni la

que demuestre su contenido con orgullo, ni la que piensa

que todo lo puede hacer correctamente, pero si, esta sencilla,

llena de mi fuerza y de mi poder”

Cuidadosamente el Maestro levantó la vasija de barro; la

restauró, la purificó y la llenó en ese día. Le habló tiernamente

diciéndole: “Tienes mucho que hacer, solamente viértete en

otros como yo me he vertido en ti”.

Y mientras leía y meditaba en estas palabras recordé que soy

simplemente una vasija que por misericordia Dios me ha llenado.

Hoy, por lo tanto no debo olvidar que sigo siendo la vasija de

misericordia para que el orgullo no se eleve por encima de mi

corazón y termine perdiendo fácilmente lo que por misericordia

he recibido. “Señor. Para mostrar tu amor y tu misericordia, un

día tomaste mi vida quebrantada, inútil, destruida y tristemente

desecha, pero en tus manos toda mi existencia cambio. Hoy soy

lo que soy, solo por misericordia. Ayúdame en este día a no

creerme la vasija de cristal, de oro o de plata, más recordar en mi

diario caminar que soy simplemente una vasija quebrantada, más

en tus manos restaurada para servir a los demás, siendo

testimonio de tu inmensa Misericordia.

 
Mensaje del Papa Francisco a los Jóvenes PDF Imprimir Correo electrónico
Martes 02 de Agosto de 2016 22:22

"Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.

Sólo tu puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren.


Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.
Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es sólo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos.

No es apenas tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.


Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.
Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien sabe viajar para adentro de su propio ser.
Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia.


Es atravesar desiertos fuera de si, mas ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.
Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.
Es saber hablar de sí mismo.
Es tener coraje para oír un "no".
Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.
Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.


Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.
Es tener madurez para decir "me equivoqué".
Es tener la osadía para decir "perdóname".
Es tener sensibilidad para expresar "te necesito".
Es tener capacidad de decir "te amo".


Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz...
Que en tus primaveras seas amante de la alegría.
Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.
Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.
Pues así serás más apasionado por la vida.
Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.


Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.
Usar las pérdidas para refinar la paciencia.
Usar las fallas para esculpir la serenidad.
Usar el dolor para lapidar el placer.
Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.
Jamás desistas....
Jamás desistas de las personas que amas.
Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible!"

 
Oración a María PDF Imprimir Correo electrónico
Martes 16 de Junio de 2015 14:27
 
 
María, mujer de la escucha,  abre nuestros oídos;  haz que sepamos escuchar  la Palabra de tu Hijo Jesús  entre las mil palabras de este mundo;  haz que sepamos escuchar  la realidad en la que vivimos,  cada persona que encontramos,  especialmente aquella que es pobre,  necesitada, en dificultad.
 
María, mujer de la decisión,  ilumina nuestra mente y nuestro corazón,  para que sepamos obedecer  a la Palabra de tu Hijo Jesús, sin titubeos;  danos el coraje de la decisión,  de no dejarnos arrastrar  para que otros orienten nuestra vida.
 
María, mujer de la acción,  haz que nuestras manos y nuestros pies  se muevan “de prisa” hacia los otros,  para llevar la caridad y el amor de tu Hijo Jesús,  para llevar, como tú,  la luz del Evangelio en el mundo. Amén
(Papa Francisco, 31/05/2013)

 
ORACION AL ESPIRITU SANTO PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 25 de Mayo de 2015 14:00

 

  Ven a mí, Espíritu Santo, Espíritu de Sabiduría:

  dame mirada y oído interior para que no me

  apague a las cosas materiales, sino que busque

  siempre las realidades del Espíritu.

 

  Ven a mí,  Espíritu Santo, Espíritu de amor.

  Haz que mi corazón siempre sea capaz de

  más caridad.

 

  Ven a mí, Espíritu Santo, Espíritu de verdad:

  Concédeme llegar al conocimiento de la

  verdad en toda su plenitud.

 

  Ven a mí, Espíritu Santo, agua viva

  que lanza a la vida eterna:

  Concédeme la gracia de llegar a contemplar

  el rostro del Padre en la vida

  y en la alegría sin fin.

 
BENDICION PDF Imprimir Correo electrónico
Viernes 02 de Enero de 2015 12:41

 

Te deseo, al comienzo de este año,

Que el buen Dios te mire y te proteja.

Que el buen Dios te envuelva con su corazón.

Que el buen Dios te llene de paz y de alegría. ...
 

Que el buen Dios te colme con su sabiduría

para concebir la vida como entrega.

Que el buen Dios te dé creatividad para hacer de cada día algo nuevo

y no una triste rutina.

Que el buen Dios te llene de fuerza en los días grises y de cansancio. 

Que el buen Dios te de tanto amor que no midas la entrega.

Que el buen Dios te conceda delicadeza

para hacer del amor “detalles de amor”.

Que el buen Dios te dé sensibilidad para comprender los susurros

silenciosos ysecretos del corazón.

Que el buen Dios sea tu horizonte y tu fuente.

Te deseo: Que Dios Padre y madre, recree cada día tu vida

Que Dios Hijo, sane y cure las heridas que te encierran en ti mismo.

Que el Espíritu Santo, reavive en ti todo lo que Jesús nos dijo

y nos dejó como signo de vida nueva.

Te deseo: que todos estos deseos puedan hacerse realidad

en tu vida y en la vida de aquellos que amas.

 
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 10